martes, 29 de noviembre de 2016

Aidin

Hasta tus movimientos cotidianos,
Me hacen daño,
Me sumergen a escondidas,
Sobresale el deseo,
De tenerte entre mis brazos,
Recorrer las líneas de tu cuerpo,
Y las curvas sin freno,
Donde gravitan tus encantos.

Tus miradas delirantes,
Producen pensamientos malvados,
Como tenerte cautiva,
Entre besos y caricias,
Saboreando el roce,
De tus piernas tensas,
Entre cambios aparentes,
De ritmos concertados.

Tu sonrisa inconfundible,
Me permite seguirte,
No dudar en intensiones,
Acallar mi codicia,
Porque ha llegado el momento,
Y todo está dispuesto,
Para generar nuestro encuentro,
Salpicados de deseo.


Copyrighted.com Registered & Protected 
4ZNO-CQVB-JQP4-BQCU
Publicar un comentario