martes, 22 de noviembre de 2016

Entre besos, piernas, espalda y pechos


Quédate conmigo,
le dije sin tanto pensar.

Porque el precio de su compañía,
no se compara con mi necesidad,
de verla cada día,
saborear su voz,
revolver sus palabras dulces,
y beber de su alegría.

Robar lo suave de su piel,
convenciendo a mi deseo,
que pronto será satisfecho,
Entre besos, piernas, espalda y pechos.

Copyrighted.com Registered & Protected 
VEYZ-TRNL-R2AR-VTOB
Publicar un comentario