lunes, 16 de octubre de 2017

en el Filo

Me dejo llevar,
por mis instintos,
antes quietos.

Me deleito en el filo,
hacia el extremo,
todo parece perfecto.

Me trasformo indeciso,
penitente, exonerado,
y en libertad.

Cada señal,
que decido ignorar.

Me contemplo dueño,
de nuestro bienestar.

Y en el borde,
aun sin remordimiento,
visualizo el camino.

Decido librar,
acciones sin sentido,
que no pudieras anticipar.

Y así, me vuelvo a trasnochar,
cautivo, mal interpretado,
queriéndote igual.
Copyrighted.com Registered & Protected 
SMKD-DI7M-V4QV-XQSZ
Publicar un comentario